Hola, ¡bienvenid@ a mi espacio en red!

María González Veracruz

Secretaria de Ciencia, Participación y Política en Red del PSOE y Diputada Nacional por la Región de Murcia.

En mi blog personal y perfiles en las redes sociales puedes seguir mi actividad y compartir ideas, propuestas y reflexiones.

En Youtube:

María González Veracruz y Pedro Sánchez en Hora 25 7.11.2013. María González Veracruz y Pedro Sánchez son entrevistados en el programa de Hora 25 de la Cadena Ser, como coordinadores de la Conferencia Política del PSOE, que tuvo lugar en...

En el blog: Trampas - Sobre la reforma electoral ...

  Trampas - María González Veracruz - La Verdad - Reforma Electoral municipal pp

No hay mejor calificativo para referirse a la reforma electoral municipal que propone el PP: tramposa.

Es un ejercicio de manipulación y tergiversación sin precedente, con el único objetivo de conseguir el poder, cambiando las mayorías que reflejen los votos de la ciudadanía, persiguen instaurar el monopartidismo popular.

El PP tiene claros intereses para proponer un atropello democrático como esta reforma: por una lado el miedo ante la clara posibilidad de perder el poder en muchísimos ayuntamientos, en los que gobiernan desde hace años, por la pérdida de confianza de la ciudadanía; y por otro, la indiscutible dificultad del PP para alcanzar pactos con otras fuerzas políticas, situación que ahora, más que nunca, está provocada por el estilo de gobierno arrogante que practican en muchas instituciones y por el uso desproporcionado del rodillo que les posibilita gobernar con mayoría absoluta.

Una reforma con trampas de fondo, trampas de forma y trampas en el lenguaje.

Trampas de fondo, pues cuando la ciudadanía reclama un sistema electoral más proporcional lo que el PP plantea es lo contrario, proponiendo que quien obtenga un 40% de los votos emitidos consiga directamente mayoría absoluta y todo el poder de gobierno en los municipios.

Trampas de forma, pues una ley electoral es una ley básica de un sistema democrático y debe de ser reformada y aprobada con el máximo consenso político, además de responder a las exigencias que la ciudadanía está planteando. Ejecutar una reforma del sistema electoral a meses de las elecciones municipales no es aceptable ni serio en un país democrático.

Y trampas en el lenguaje, pues es completamente falso que se trate de una elección directa de los alcaldes. La propuesta del PP es que se elijan como hasta ahora, con listas cerradas, pero que cuando una lista consiga más del 40% de los votos su número uno se convierta automáticamente en alcalde. La elección directa requiere de dos urnas, una para elegir a los concejales y otra para elegir al alcalde.

Con este planteamiento de reforma antidemocrática, sumada a la reforma de la administración local, el PP busca tener más poder con menos votos y poder administrarlo de una forma más abusiva. Pretenden, a corto plazo, mantener el poder municipal a toda costa, y a largo plazo instaurar una modificación en el funcionamiento de los ayuntamientos que suponga menos participación, menos control político y menos democracia. Y, por cierto, más espacios para la corrupción política. Todo lo contrario a la regeneración democrática que nuestro país necesita.

Por todos estos motivos el PSOE dice desde ya no a una reforma electoral a tan pocos meses de la cita con las urnas, y en el futuro diremos no a una reforma electoral que solo persiga el beneficio partidista y no una mejor democracia.

La democracia no es solo votar, la democracia son normas, la democracia es control político, judicial y ciudadano, la democracia es diálogo y es participación. Y sistemas democráticos y electorales hay muchos, pero hay que tender a perfeccionarlos y no a empeorarlos bajo intereses partidistas.

Hasta ahora sabíamos que el PP no practicaba la democracia interna, lo que es inaudito es que intente, de una forma tan chapucera, coartar y recortar la democracia en general. El PP tiene que aceptar que es inadmisible una reforma por la que el más votado se imponga directamente a la mayoría, un 40% de votos no es una mayoría absoluta, 5+2 son más que 6. Mientras que el Partido Popular no tenga claro este principio democrático, por parte del PSOE no hay negociación posible.

No seremos cómplices de las trampas que quieren hacer y que suponen un engaño a la ciudadanía. La democracia y la convivencia están por encima de los intereses particulares y partidistas, por lo menos para los socialistas.